Cualquier empresa debe tener la forma jurídica que más se adecue a la actividad que vaya a desarrollar,  por ello se debe valorar numerosos factores antes de constituirla.

Nuestro primer paso es saber la titularidad de la empresa si va a ser a ser una persona física (o empresario individual) o una persona jurídica, y dentro de ésta, el tipo de sociedad que se considera más conveniente para cumplir el fin o el objetivo de la sociedad.

La constitución de una sociedad se basa en la existencia de una o más personas, que se comprometen por contrato en poner en común el patrimonio o trabajo para el ejercicio de una actividad empresarial.

El objetivo de esta actividad puede ser la obtención de beneficios (sociedades mercantiles) o facilitar a sus socios determinadas prestaciones (como las sociedades cooperativas), siendo necesario cumplir determinados requisitos formales para que la sociedad tenga capacidad jurídica plena, independiente de la de sus socios.

Si deseas constituir una sociedad nuestros profesionales realizaran todos los trámites para que no tengas ningún problema en la realización de tu sueño.

Consúltanos por Whatsapp