Nuestro bufete tiene una amplia experiencia en el asesoramiento de servicios legales relacionados con la constitución y disolución de sociedades.

La liquidación de una sociedad hace referencia al conjunto de operaciones y trámites que tiene que llevar a cabo una sociedad para dejar de existir jurídicamente. El proceso consta de tres fases: disolución, liquidación y cancelación de sus asientos del Registro Mercantil.   

Disolver una sociedad no implica que se extinga su personalidad jurídica. La disolución de una sociedad no siempre requiere del acuerdo de los miembros de la Junta General, depende de los motivos que se acrediten para disolverla.

La siguiente fase trata de la liquidación  de bienes y deudas de la sociedad.

Los efectos de la liquidación son el cese de los poderes de los administradores que pasan a estar en manos de los liquidadores y que la sociedad pierda su forma jurídica.

Para finalizar los liquidadores deben entregar en el Registro Mercantil y ante notario, una escritura pública de extinción de la sociedad que incluya el balance final de liquidación y el listado de socios con sus cuotas. De esta manera, la sociedad habrá dejado de existir.

En nuestro despacho de abogados te asesoramos en todos aquellos trámites o procesos legales enmarcados dentro del ámbito jurídico, laboral, fiscal y contable. 

Consúltanos por Whatsapp